El triple corona del impacto de las abejas en la Sociedad, y cómo la tecnología puede ayudar a hacerlo exponencial

Que las abejas son unos insectos diferentes, fundamentales para la vida tal y como la conocemos, no cabe duda. Para ponerlas en valor es importante entender el impacto que tienen desde el punto de vista económico, social y ambiental. 

Impacto económico

La labor de polinización que realizan tanto las abejas como otros polinizadores está cifrada en unos 265.000 millones de euros anuales a nivel mundial, cerca de 22.000 millones para Europa y más de 2.400 millones de euros para España, según el informe Alimentos Bajo Amenaza de Greenpeace.
Sólo las abejas generan, a través de la producción de frutas y verduras mayoritariamente, un valor económico estimado en más de 150.000 millones de euros a nivel global.

Son las polinizadoras naturales del 70% de los cultivos del mundo y el 85% de las plantas del mundo dependen directa o indirectamente de las abejas.

Impacto social

De sobra es conocido que la relación entre los apicultores y abejas alimenta al ser humano desde hace miles de años, y desde hace cientos además genera oportunidades laborales, comercio y riqueza. Con la cuarta revolución industrial, la de los sensores e internet, hoy en día somos capaces de incluir la variable de la tecnología en la ecuación y empezar a hablar de economías de escala e impactos exponenciales.

Hablamos de usar la técnica para proteger mejor a las abejas y por ende a los apicultores, así como de eliminar barreras de entrada a los nuevos y jóvenes apicultores, poniendo el foco de nuevo en la España vaciada a través de dotar herramientas a las personas para que se puedan desarrollar un plan de vida.
Como elemento comparativo, sirva el siguiente: por cada euro que la abeja recoge, deja otros cien de beneficio en el entorno, sobre todo en frutales y vegetales.

Impacto ambiental

La función polinizadora que desempeñan las abejas, tanto desde el punto de vista medioambiental – contribuyendo a la conservación de ciertas plantas silvestres y a la mitigación de los efectos del cambio climático-, como desde el agrícola – mejorando los rendimientos de las áreas cultivadas -, es indudable.

Con estos tres ingredientes como punto de partida, desde Global Bee Project buscamos cambiar el paradigma de la apicultura y la polinización a través del conocimiento científico y las tecnologías, aumentando el rendimiento de los cultivos y la esperanza de vida de las abejas, y reduciendo la huella de carbono de la actividad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *